Noticias

BabyKeeper, el colchón de cuna que reduce el riesgo de muerte súbita del lactante

noticiabkEl síndrome de Muerte Súbita del Lactante es la causa más frecuente de mortalidad infantil en el primer año de vida de un niño. Actualmente un bebé muere cada tres días en España por este «misterioso» síndrome imposible de predecir. La conocida como ‘muerte en la cuna’ es una de las más comunes preocupaciones de los padres.

Sin embargo, en los últimos años, estudios científicos han ayudado a acotar la incidencia de mortalidad por esta causa. A partir de esta serie de factores comunes, el Instituto Europeo del Sueño (ESCI) ha desarrollado y patentado el primer colchón de cuna, con marcado CE, que reduce el riesgo de muerte súbita en los bebés. El producto ya se comercializa en farmacias de toda España.

Las últimas investigaciones han concluido que existe una serie de elementos externos que «influyen negativamente en el bebé, generándole un estrés», comenta el director de innovación del instituto, Tomás Zamora. Uno de ellos es el aislamiento térmico. Las colchones convencionales impiden la evacuación del calor corporal del niño, una circunstancia que «puede provocar una parada cardiaca».

Las cunas, además, se convierten en pequeñas «cápsulas» donde el bebé pasa muchas horas y acaba reinhalando el dióxido de carbono que expulsa al respirar. «Está demostrado que el CO2 es uno de los factores más importantes en la aparición de la muerte súbita», señala Zamaro. Otras causas del síndrome es que el niño no pueda respirar si duerme boca abajo.

ESCI decidió idear un nuevo producto que eliminase todas estas causas externas que pueden generar estrés en el bebé. Con este fin ha formulado un núcleo «inspirado en la propia naturaleza». La estructura del colchón es «muy parecida» a la de elementos naturales, como las esponjas o las células óseas, que son permeables al CO2.

Para dar con este diseño biónico, el instituto ha empleado una espuma reticulada que forma una estructura de membrana abierta capaz de facilitar la transpiración. La funda del colchón, simplificada para no reducir las cualidades del núcleo, está creada con un tejido 3D. Todo ello hasta reducir «un 73% la aparición de la Muerte Súbita del Lactante».

El colchón, bautizado como BabyKeeper, es capaz de evacuar el dióxido de carbono al exterior de la cuna. «El CO2 es un gas pesado y tiende a permanecer en las capas bajas del colchón por la propia gravedad», explica Zamora. Pero si el tejido es impermeable, acaba reteniéndolo. Sin embargo, la estructura del colchón de ESCI permite que cuando el gas llega a la parte más baja, pueda «caer por abajo o por las paredes».

Un proceso similar se produce con el sobrecalentamiento. La estructura de membrana abierta de BabyKeeper permite la circulación del aire en su interior y expulsa todo el calor sobrante. Incluso permite que el bebé pueda respirar aunque duerma boca abajo.

ESCI ha licenciado la tecnología a la empresa valenciana Elasticonfort, que se está encargando de la producción y comercialización del producto. Desde este mes, el colchón se vende en farmacias de todo el país y en su tienda ‘online’.

Fuente: elmundo.es